La cara cambiante de la automatización, parte 2

Roland Alston, Thought Leadership Program Leader
January 28, 2021

Es asombroso todo lo que podemos conseguir automatizando los procesos empresariales.

Tanto si se trata de aumentar la mano de obra humana, como de reducir los riesgos o de contentar a los clientes, cuando hacemos bien la automatización, podemos conseguir grandes cosas en cualquier empresa. Tal vez sea por esto:

  • La automatización es una de las 10 principales tendencias tecnológicas estratégicas según los principales analistas del sector.
  • El mercado de la automatización robótica de procesos (RPA) está preparado para pasar de 7700 a 12.000 millones de dólares de aquí a 2023, según Forrester.
  • Gartner afirma que el 65 % de las empresas que implementaron RPA también introducirán inteligencia artificial, incluyendo algoritmos de aprendizaje automático y procesamiento de lenguaje natural para 2022.

En otras palabras, quedarse atrás en la curva de la automatización puede ser letal. Llegar a la cima significa automatizar como si el futuro de su negocio dependiera de ello.

Lo que nos lleva a la última entrega de nuestro blog en dos partes sobre el ensayo de Neil Ward-Dutton en HYPERAUTOMATION, una recopilación de comentarios de expertos sobre el desarrollo low-code y el futuro de la automatización empresarial. El capítulo de Ward-Dutton, una mezcla de opinión experta y consejos prácticos, nos recuerda que las empresas llevan automatizando los flujos de trabajo y los procesos desde la revolución industrial.

Pero en lugar de argumentar que la automatización es mala, nos ofrece un manual para ampliar la automatización sin sacrificar las cosas que más nos importan. Entre ellas, la combinación de lo mejor del trabajo humano, la inteligencia artificial y el trabajo digital para lograr la hiperautomatización.

Ward-Dutton es vicepresidente de prácticas europeas de IA y automatización inteligente de procesos en IDC y es también uno de los analistas de la industria tecnológica más experimentados y de más alto perfil de Europa. Su ensayo es una guía indispensable de la historia de la automatización empresarial.

Desde aproximadamente el año 2000 hasta 2015, dice Ward-Dutton, las grandes empresas tenían básicamente solo tres opciones tecnológicas para automatizar el trabajo:

  1. Implementar aplicaciones de software empaquetadas.
  2. Crear aplicaciones personalizadas con las herramientas tradicionales de desarrollo de software.
  3. Utilizar plataformas centradas en la automatización de flujos de trabajo y reglas de negocio.

Contexto histórico

La automatización de las empresas se remonta mucho más atrás de lo que se cree, explica Ward-Dutton. En 1785, el inventor estadounidense Oliver Evans construyó un molino harinero automatizado que funcionaba con agua cerca de Newport (Delaware, EE. UU.). Gracias a una serie de mecanismos automatizados, el invento de Evans permitió que el molino funcionara con una sola persona en lugar de cuatro.

Los esfuerzos militares de la época de la Segunda Guerra Mundial y el programa de vuelos espaciales de la NASA durante las décadas de 1960 y 1970, dice Ward-Dutton, impulsaron la siguiente gran ola de innovación en la automatización. Los primeros ordenadores se pusieron a trabajar en entornos de administración de empresas, así como en procesos de fabricación y entornos científicos.

Durante los años 60 y 70, los ordenadores en las empresas se utilizaron principalmente para automatizar el trabajo de los empleados en contabilidad, nóminas y otras funciones administrativas relativamente sencillas, a escala, automatizando funciones "independientes" y creando y gestionando grandes conjuntos de registros administrativos.

Luego llegó la introducción de los ordenadores digitales, los sistemas de tiempo compartido, los sistemas mainframe, la tecnología de redes de área local (LAN), los ordenadores personales, etc. Pero las empresas siguieron centrándose en la automatización de procedimientos y procesos administrativos bien definidos. Solo con la aparición de la Planificación de Recursos Empresariales (ERP) como disciplina empresarial, a finales de los 80, se construyeron y operaron sistemas informáticos para integrar funciones empresariales automatizadas a escala. Hablamos de todo, desde los RR. HH. hasta las finanzas y la contabilidad, pasando por la planificación de la producción, etc.

El auge del desarrollo rápido de aplicaciones (RAD) a principios de los 90, dice Ward-Dutton, desencadenó una explosión de invenciones en las tecnologías de redes, servidores y plataformas de PC, que ayudaron a generalizar los ordenadores para un mayor número de empresas.

Sin embargo, muchas de las herramientas de desarrollo de aplicaciones low-code de la "primera ola", interfaces de usuario, lógica empresarial, etc., cayeron en el olvido a principios de los 2000, dice Ward-Dutton. Hoy el péndulo ha vuelto a oscilar y es difícil ignorar cómo las herramientas de low-code han penetrado de lleno en el panorama de la automatización empresarial.

Un tema que toca abordar

En medio de la pandemia de la COVID-19, nos encontramos en el umbral de una gran transformación en la forma de trabajar y hacer negocios. Las empresas tienen ahora más opciones de automatización que nunca. Pero entender estas opciones, cómo se relacionan y saber cómo conectarlas y organizarlas de la mejor manera posible en toda la empresa es esencial para acertar con la automatización.

El tema que hay que dejar de ignorar y que se debe abordar de una vez por todas es el de la disrupción de la fuerza laboral. Sin embargo, la automatización también es una superpotencia que aumenta la mano de obra humana, multiplica la productividad de los trabajadores y crea nuevos puestos de trabajo más cualificados y mejor pagados para las personas. Esto no quiere decir que no se produzca la disrupción.

"Probablemente sea un poco de ambas cosas", dice Ward-Dutton. Y creo que lo que determinará cómo se desarrolla es la cultura de la empresa".

"He trabajado con bastantes (empresas) en las que todo su enfoque de la automatización inteligente no es '¿cómo podemos eliminar a las personas de este proceso?', sino que estas empresas piensan más en las personas y se preguntan cuál es la mejor manera de automatizar los aspectos de su trabajo que les resultan molestos y así aumentar su productividad".

Herramientas y plataformas a escala

Parafraseando a Ward-Dutton, sacar el máximo provecho de la automatización significa configurar su empresa para poder escalar su éxito inicial en la automatización.

A lo largo de la década de los 90, dice Ward-Dutton, las empresas y los proveedores construyeron y desplegaron decenas de miles de aplicaciones de software empresarial relativamente sencillas y centradas en el equipo.

"Muchas de las herramientas de desarrollo de aplicaciones low-code de la 'primera ola', interfaces de usuario, lógica empresarial, etc., cayeron en el olvido a principios de los 2000. Pero el péndulo de la demanda ha vuelto a oscilar definitivamente desde el momento en que el desarrollo de aplicaciones basadas en la web estaba dominado por desarrolladores técnicos que trabajaban con herramientas de nivel relativamente bajo", afirma Ward-Dutton.

Es difícil ignorar cómo las herramientas de low-code han penetrado de lleno en el panorama de la automatización empresarial. Cuando empiece a explorar las oportunidades de aplicar estas nuevas herramientas y técnicas de automatización, dice Ward-Dutton, hay que tener en cuenta una cosa más: ¿Cómo debe configurar su empresa para que los éxitos iniciales se puedan escalar de verdad?

"A medida que los enfoques de low-code dominan cada vez más, y que los servicios de suscripción basados en la nube se hacen cada vez más populares, está surgiendo rápidamente el desafío de aplicar la tecnología adecuada a los problemas adecuados de la manera correcta", dice Ward-Dutton.

La cuestión es elegir herramientas tecnológicas y plataformas que se escalen, tanto en términos de apoyo a las aplicaciones que pueden soportar cientos o miles de usuarios como altos volúmenes de procesamiento incluso en la empresa más grande. Pero aquí está la pregunta del millón: ¿Cómo se consigue el equilibrio entre la libertad y la flexibilidad de la automatización, por un lado, y el mantenimiento del control y la gobernanza, por otro?

El ensayo de Ward-Dutton HYPERAUTOMATION es una lectura esencial para descifrar el dilema.

(P.D. Consulte la primera parte de esta publicación de dos partes aquí. Asegúrese de descargar su copia gratuita del libro HYPERAUTOMATION aquí.)