El low-code es la nueva vanguardia. Los escépticos se quedan atrás. Parte 1 de 3.

Roland Alston, Product Marketing Manager
July 29, 2019

(Esta historia es la primera parte de una serie de tres sobre el valor para las empresas del desarrollo low-code y cómo transformar ideas innovadoras en software único veinte veces más rápido que la competencia).

En el mundo de la transformación digital, en el que todo funciona bajo demanda, las empresas dependen mucho más del software que antes. ¿Y las empresas de mayor éxito? Superan a la competencia a la hora de transformar una idea innovadora en software único y adaptarlo.

No hace falta que sus desarrolladores programen a mano todo para que su empresa se apoye en el software y destaque. Está bien si tienen tiempo y las habilidades técnicas necesarias para hacerlo.

Pero con la presión que existe en el mundo de la transformación digital, la agilidad es lo más importante. La disrupción no se va a quedar esperando. El desarrollo low-code se ha disparado y la CIO de la empresa está intentando introducir procesos de desarrollo Agile en su empresa de tecnología.Estos son los números:

Un abrumador 84 % de las empresas ha optado por el desarrollo low-code para reducir la carga sobre los recursos de informática, para incrementar la velocidad de lanzamiento y para implicar a los líderes empresariales en el desarrollo de activos digitales, según Forrester.

El Tiempo es Dinero: El Valor Comercial de la Velocidad del Low-Code

Las plataformas de low-code facilitan la creación rápida de potentes aplicaciones empresariales y la modificación de cualquier proceso empresarial sin programar miles de líneas de código. La interfaz de arrastrar y soltar fácil de usar de una plataforma de low-code moderna permite a los desarrolladores y a los usuarios no técnicos unificar datos de toda la empresa en una sola vista sencilla y en contexto que está a un solo clic de generar impacto comercial. Los conectores prediseñados y API fáciles de configurar aceleran las integraciones y ahorran grandes cantidades de tiempo, dinero y frustración. Además, el low-code permite a los usuarios implantar al instante aplicaciones para grandes empresas en cualquier lugar a través de web, móvil y mucho más.

«Antes», afirma Eric Bloom, director ejecutivo del IT Management Institute, «los analistas comerciales recibían los requisitos. Estos requisitos se pasaban a un documento que se utilizaba como base para la creación del software. Hoy, el analista comercial puede colaborar con el usuario para crear la aplicación sobre la marcha de forma efectiva. De esta forma, (el low-code) reduce significativamente los costes al acelerar el desarrollo y la implementación».

«El 75 % de la transformación digital consiste en utilizar las tecnologías digitales para aumentar el rendimiento, reducir los costes y mejorar la competitividad», afirma Bloom. «Llevamos toda la vida haciendo esto».

«Pero donde lo veo de verdad (el low-code) es en la reprogramación de procesos. Permite un desarrollo rápido para mejorar los procesos internos. Y esto es muy bueno para las empresas que quieren transformar sus operaciones internas de una manera que encaje bajo el paraguas de la transformación digital».

—Eric Bloom

Más datos sobre el valor comercial del desarrollo low-code, según un estudio reciente de IDC:

  • Retorno de la inversión de 509 %
  • Plazo de recuperación de 7 meses
  • Ciclos de desarrollo hasta un 72 % más rápidos
  • Aumento de productividad del 25 % para usuarios de la empresa
  • Aumento del 42 % en uso de nuevas aplicaciones por parte de usuarios
  • Aumento de productividad del 123 % para equipos de procesos de negocio
  • Aumento de ingresos de 14,8 millones de dólares al año

Demostrar que los escépticos del low-code se equivocan

«No es más que una mezcla de técnicas antiguas de desarrollo rápido de aplicaciones… No durará... Es solo para no desarrolladores… No tiene la misma potencia que la programación tradicional». Bla, bla, bla. Los escépticos siempre van a poner pegas. Es a lo que se dedican. Pero quizás el mejor argumento para demostrar que se equivocan sea el de los numerosos clientes que siguen afirmando que el low-code es más rápido, más ágil y mucho más potente de lo que jamás fue el antiguo desarrollo rápido.También existe el mito de que el desarrollo low-code solo sirve para pequeñas aplicaciones de departamento y para desarrollo a pequeña escala.Sin embargo, los enormes desafíos de integración de datos a los que se enfrentan las empresas en la actualidad son, en muchos sentidos, mucho más complejos de lo que podía abarcar el desarrollo rápido clásico, y el low-code tiene un papel fundamental a la hora de resolverlos.

https://youtu.be/UNYDh3rU-BQ

En un tiempo en el que todo funciona sobre la marcha y por encargo, es difícil competir y ganar si el desarrollo de aplicaciones se hace a fuego lento.

De hecho, en el caso de las empresas que no se han preparado para el low-code, la cuestión no es si van a sufrir los efectos de la disrupción, ni siquiera cuándo. Va a ocurrir sin duda, y puede incluso que les esté ocurriendo en este momento.

¿Será una startup rival, un líder de mercado de largo recorrido o un gigante tecnológico quien pille por sorpresa a las empresas más importantes de su mercado? La disrupción digital está sacudiendo incluso a las empresas que dependen poco de la tecnología y está generando nuevas oportunidades para transformar la manera en que los clientes interactúan con las marcas.¿Cómo puede usted aprovechar un entorno tan volátil?

Y, si lo consigue, ¿cómo puede triunfar en un mundo en el que la innovación ocurre a velocidad digital?Es fácil pensar que ser líder de mercado aporta seguridad, pero en este momento la situación es que la longevidad de una marca importante del índice S&P 500 se ha reducido desde los 60 años en la década de 1950 a menos de 20 años en la actualidad, según Credit Suisse.

Es mucho mejor fortalecer su cadena de valor con aplicaciones únicas que ayudan a los clientes a encontrar lo que buscan más rápido, y aquí es donde entra el desarrollo low-code.

Desglose de la propuesta de valor del low-code

En resumen, el low-code es una nueva forma de convertir ideas en aplicaciones empresariales 20 veces más rápido que programando. Esto se debe a que, con una plataforma de desarrollo low-code, lo que hace no es programar una aplicación, sino dibujarla como si fuera un diagrama de flujo.Tiene que dibujar su propósito, lo que quiere que haga su nueva aplicación.Podrá arrastrar y soltar interfaces, reglas e integraciones y la plataforma de low-code de encargará de todo lo demás. El low-code es intuitivo, sencillo y rápido. No necesitará graduarse en informática para usarlo. Debido a esto, varias grandes empresas han empezado a utilizar el low-code para reducir el uso de recursos informáticos y para que los usuarios de la empresa se incorporen al desarrollo de activos digitales.

También cabe señalar que, al crear una aplicación con una plataforma de low-code, se actualiza automáticamente. Esto quiere decir que puede evolucionar para poder ejecutarse en dispositivos futuros que aún no existen.

Esto elimina el problema de la deuda tecnológica, que acapara hasta el 38 % de los ciclos de desarrollo de software, según una reciente encuesta de IDG. Este no es un problema al que quiera enfrentarse, sobre todo teniendo en cuenta los cientos, si no miles, de aplicaciones, sistemas y procesos inconexos que conviven en su organización.

Las aplicaciones que se ejecutan en una plataforma low-code moderna heredan la fiabilidad y las características de seguridad subyacentes de esta plataforma.

Dicho de otra forma, los mejores proveedores de low-code se toman en serio la disponibilidad en la nube y la seguridad, así que las plataformas llevan integrados los más altos niveles de seguridad.

https://youtu.be/eyvC0_gbHIYEsto incluye ANS por tiempo de actividad, funciones de alta disponibilidad, niveles de seguridad superiores y arquitectura altamente adaptable. También se consiguen las ventajas de FedRamp, PCI-DSS, SOC 2, SOC 3, HIPAA, etc. También cabe mencionar que no hace falta más trabajo por parte de desarrolladores de aplicaciones para aprovechar estos beneficios.

Tampoco importa qué protocolos esté utilizando su empresa, ya sea integración basada en estándares como HTTP, OAuth, SOAP o procedimientos de nueva generación como OpenAPI o Swagger. El low-code reduce el tiempo que cuesta crear esa aplicación genial para la última versión de su catálogo de productos.EL low-code parece sencillo, pero no confunda la sencillez con falta de potencia. El low-code tiene potencia industrial y la velocidad necesaria para dar soporte a las aplicaciones empresariales más exigentes y superar las barreras más difíciles que le separan de una transformación digital de éxito, según un estudio reciente de Forrester.

La Velocidad del Chip se Duplica Cada Dos Años. ¿Por Qué No Hace lo Mismo el Desarrollo de Software?

En 2014, Forrester comenzó a analizar una categoría de software en rápida expansión denominada «plataformas de desarrollo low-code». Forrester las define como:

«Plataformas que permiten la producción rápida de aplicaciones empresariales, con un mínimo de programación manual y una inversión inicial mínima en configuración, formación e implementación».

En la actualidad, todas las empresas necesitan pensar como una empresa de software, y todas ellas compiten con aplicaciones de software únicas. El software es el nuevo campo de batalla. Ganar o perder depende más que nunca de su habilidad de crear aplicaciones empresariales únicas más rápido, con menos recursos y con una capacidad de producción rápida e iterativa mayor que la de la competencia.

El director de Appian, Matt Calkins, lo expresó de forma certera en una reciente entrevista en Computerworld UK. (Por cierto, Appian es la primera empresa de low-code de capital abierto):

«Nuestro objetivo es, cada dos años, reducir a la mitad el trabajo necesario para crear una aplicación. Dentro de dos años, costará la mitad, y dos años después de eso, una cuarta parte. Es como la ley de Moore, solo que, en lugar del tamaño del transistor, se refiere a la cantidad de trabajo que cuesta crear una aplicación».

Vuelva la semana que viene para ver el próximo episodio de esta oportuna serie de tres partes sobre cómo el desarrollo low-code ayuda a las empresas a crear y mantener aplicaciones únicas más rápido que nunca.