Las ventajas del mapeo de procesos empresariales por ordenador

En los negocios, es importante aumentar la eficiencia evitando que las tareas se superpongan y asegurándose de que todo lo necesario queda cubierto. Los mapas de gestión de operaciones pueden ayudar en este sentido definiendo los requisitos de todos los procesos de negocio internos. Estos tienen como objetivo delimitar responsabilidades y definir con claridad los procesos y procedimientos de la empresa. También pueden definir la métrica según la cual se mide el éxito de un negocio.

Aunque el primer ejemplo conocido de mapeo de procesos puede atribuirse a Frank Gilbreth en 1921 con su introducción del diagrama de flujo de procesos, muchas de las convenciones del método siguen siendo evidentes en la forma en que se realiza el mapeo de procesos empresariales hoy en día, a pesar del uso de ordenadores y programas de software.

Hay, sin embargo, una serie de beneficios que se obtienen al usar ordenadores para esta función. Una ventaja importante es la gran cantidad de información que puede manejar un ordenador. Con empresas más grandes que nunca y con varias leyes nacionales e internacionales que cumplir, sería inimaginable enumerar todos los requisitos con lápiz y papel.

Otra ventaja es la accesibilidad de los datos. La información relevante para los procesos empresariales puede consultarse con un clic y modificarse o actualizarse fácilmente. Además, se pueden adjuntar metadatos a las actividades, los impulsores y los activadores para ofrecer una comprensión más completa de los procesos empresariales. Estos metadatos pueden incluir documentos relevantes, normas de conformidad, tiempos, volúmenes, etc.

Gracias al software creado por profesionales de los negocios, que son plenamente conscientes de lo que cuesta dirigir y mejorar una empresa, el rediseño de procesos de negocio, el cumplimiento de normativas y otras actividades, son más fáciles que nunca.

Más información sobre BPM

¿Qué es la gestión de procesos de negocio (BPM)? ¿Cómo puedo saber si se adapta a mis necesidades? ¿Por dónde empiezo? ¡Consiga las respuestas a estas preguntas y muchas más con la Guía BPM!