No, la automatización no acabará con los bancos, pero cambiará el mundo de los servicios financieros, parte 1

Roland Alston, Thought Leadership Program Leader
February 4, 2021

Vivimos en un mundo en el que la automatización en FinTech (Tecnología Financiera) está obligando a los bancos tradicionales a moverse más rápido y a ofrecer mejores experiencias a los clientes. Este nuevo mundo exige un modelo de negocio completamente diferente a las instituciones financieras tradicionales.

"La primera vez que me encontré con FinTech", dice el analista de FinTech y autor de best-sellers Chris Skinner, "fue hace más de una década en una reunión en Londres, durante la cual alguien tuvo la idea de lanzar un negocio al que llamaron 'un eBay para el dinero'".

"Su idea", prosigue Skinner, "era que se podía conectar a personas que tienen dinero con personas que necesitan dinero a través de una plataforma y un algoritmo".

En los últimos quince años, este modelo de negocio peer-to-peer ha funcionado bastante bien en el Reino Unido y en otros lugares. En su ensayo, que invita a la reflexión, publicado en HYPERAUTOMATION —recopilación recientemente publicada de ensayos de expertos sobre el desarrollo low-code y el futuro de la automatización empresarial— Skinner señala que, según Bloomberg, el 36 % de todos los nuevos préstamos personales fueron originados por empresas FinTech en Estados Unidos en 2017 en comparación con solo el 1 % en 2010.

Integración de las finanzas y la tecnología

Ese es un cambio notable y la razón por la que la integración de las finanzas y la automatización es un mercado tan pujante hoy en día. Según KPMG, los 111.800 millones de dólares que se invirtieron en empresas FinTech a nivel mundial en 2018 fueron más del doble que el año anterior.

En resumen, Skinner sostiene que si estás en la banca, o en cualquier otro negocio, que no proporciona un acceso coherente a una experiencia digital, ininterrumpida y en tiempo real del cliente, eres irrelevante.

Con la crisis de la COVID-19, explica Skinner, hubo dos categorías de empresas que respondieron al desafío. Las que dependían de las conexiones físicas, como las aerolíneas, los comercios minoristas, los teatros y similares, vieron cómo se cerraban sus negocios. Básicamente no podían hacer negocio hasta que la gente pudiera volver a juntarse y conectarse de forma segura. Sin embargo, las organizaciones con modelos de negocio basados en la conectividad digital —empresas de logística y entrega, tiendas y minoristas online, servicios de streaming online y demás— han prosperado durante la pandemia.

Asimismo, en los servicios financieros había básicamente dos grupos de empresas: Los bancos que estaban preparados para la crisis y los que no.

La banca necesita un cambio de modelo de negocio

Infografía de enero

Se están haciendo enormes inversiones en todo, desde los pagos y préstamos peer-to-peer hasta la IA, las criptomonedas y la tecnología de registro contable distribuido de cadena de bloques. Pero no se deje engañar. No se trata de tecnología en busca de una solución. Se trata de cómo la asombrosa evolución de la tecnología digital ha puesto patas arriba el modelo de negocio de la banca tradicional.

"El modelo de negocio de la banca", dice Skinner, "está diseñado para la distribución física de papel en una red localizada a través de edificios y personas. Ahora tenemos que desmontar esa estructura, porque lo que tenemos hoy es la distribución digital de datos a través de software y servidores en una red global", apunta Skinner.

Skinner también sostiene que se trata de un modelo de negocio radicalmente diferente para cualquier empresa, y que ahora es especialmente relevante para los servicios financieros debido al auge de la banca abierta, una forma segura de dar a los proveedores acceso a su información financiera. El comentario de Skinner también revela cómo estamos viviendo en un mundo en el que las FinTech están haciendo que los bancos hagan lo que siempre han hecho, pero más barato, más rápido y mejor gracias a la tecnología.

Si los bancos entienden esto, dice Skinner, entonces se asociarán y colaborarán, invertirán, y serán mentores de estas miles de nuevas empresas FinTech. Por eso, las empresas reciben miles de millones de dólares de inversión de los bancos para formar parte de su mercado, de su comunidad. Lo cual, a su vez, permite a los bancos aportar capacidades FinTech a sus clientes.

7 claves para adaptarse a un mundo digital

Hay una revolución digital que va mucho más allá de cambiar la banca. De hecho, está cambiando el mundo de los servicios financieros:

  1. En tiempo real: La tecnología nos permite financiar, ahorrar, gastar, invertir, realizar transacciones, pedir préstamos y más en ventanas de tiempo identificadas como relevantes para nosotros, no por los productos ofrecidos por las instituciones.
  2. En cualquier momento y en cualquier lugar: Las barreras al acceso se considerarán una razón para cambiar de proveedor.
  3. Integrado: Los consumidores digitales no quieren pensar en el dinero y la banca. Quieren que se integren en su estilo de vida para que les ayude a vivir.
  4. Personalizado: Cuando ocurren cosas en el mundo financiero que los consumidores digitales deben conocer, quieren que se les diga a la cara o, mejor dicho, en su dispositivo.
  5. Predictivo: Con la minería profunda de datos sobre el estilo de vida financiero, los bancos podrán predecir las necesidades del estilo de vida financiero de los clientes digitales.
  6. Para todo el mundo: Todo el mundo debería tener el derecho humano básico de enviar dinero de forma libre, barata y fácil a cualquier otra persona.
  7. Alcanzar lo inalcanzable: Partiendo del último punto, el nuevo mundo de las finanzas puede llegar a la larga cola de consumidores que antes se pasaba por alto.

Una revolución de la humanidad

Por eso, dice Skinner, hemos visto un cambio radical en nuestro mundo en la última década y hay muchos desarrollos en las finanzas no tradicionales que están creando sociedades inclusivas y nuevos modelos de finanzas para el futuro.

En contra de lo que dicen los escépticos, Skinner deja claro que estamos viviendo una revolución de la humanidad a través de la digitalización con tecnología. Delinea cómo se trata de un cambio fundamental en la forma en que pensamos, comerciamos, realizamos transacciones, hablamos, establecemos relaciones y construimos estructuras. Todo ello exige un modelo de negocio completamente diferente por parte de las instituciones financieras.

"Deben moverse más rápido que en el pasado", recalca Skinner. "Deben ser más ágiles, para poder cambiar en cualquier momento. Deben adaptarse constantemente a una revolución en curso".

Es increíblemente difícil para las instituciones tradicionales hacer estos cambios, especialmente si sus líderes no los entienden y sus sistemas informáticos no los apoyan", dice Skinner.

El ensayo de Skinner HYPERAUTOMATION es una lectura obligada para cualquiera que quiera saber cómo está cambiando el mundo de la banca en respuesta a la automatización FinTech y a las fuerzas del cambio.

Esté atento al último episodio de esta publicación en dos partes que invita a la reflexión.