Low-Code vs. No-Code: Qué significa para los seguros

Gijsbert Cox, EMEA Insurance Industry Leader
November 9, 2021

A medida que las aseguradoras y los gigantes tecnológicos siguen perturbando el mercado, las aseguradoras tradicionales se ven cada vez más presionadas para modernizarse y seguir el ritmo de las expectativas digitales de los clientes. Esta tendencia no muestra signos de desaceleración. De hecho, la financiación global de las insurtech alcanzó una cifra récord de 7400 millones de dólares en el primer semestre de 2021, superando la financiación obtenida en todo el año 2020, según un informe de Willis Towers Watson.

Parece que por todas partes aparecen nuevas tecnologías que prometen resolver los retos empresariales o las ineficiencias. Pero, ¿cómo pueden las aseguradoras tradicionales mover la aguja evitando las costosas iniciativas de tener que eliminar y reemplazar sus sistemas actuales y minimizando la deuda técnica?

Las soluciones low-code y no-code están posicionadas para resolver estos problemas, sin embargo, las diferencias entre estas tecnologías no siempre están claras. ¿Cómo puede una aseguradora elegir la tecnología adecuada? En esta entrada del blog, examinamos las diferencias entre el low-code y el no-code, sus similitudes y cómo las aseguradoras pueden elegir la tecnología adecuada para su negocio.

La deuda técnica es el tiempo y el coste que las empresas de TI deben dedicar a mantener los sistemas existentes y simplemente mantener el funcionamiento normal. IDG estima que los equipos de TI dedican casi el 40 % de su tiempo a hacer frente y dar servicio a la deuda técnica.

¿Por qué es necesario el no-code/low-code?

Seguimos viendo una escasez de mano de obra en todo el mundo, especialmente para los nuevos desarrolladores. Solo en Estados Unidos había 1,4 millones de puestos de trabajo en informática a finales de 2020, pero solo 400.000 titulados para cubrirlos.

Las aseguradoras no pueden contratar para salir de este problema, por lo que los líderes empresariales y de TI tienen que averiguar cómo crear aplicaciones de seguros de misión crítica de manera más eficiente con menos recursos. Ahí es donde entran en juego las plataformas low-code y no-code . Al elegir una plataforma capaz de hacer frente a problemas empresariales complejos, los equipos de desarrollo pueden crear rápidamente aplicaciones —ya sea para reclamaciones, suscripción, cumplimiento normativo, etc.— utilizando herramientas de diseño visual y una interfaz de arrastrar y soltar.

Con la plataforma adecuada, un desarrollador con solo dos años de experiencia puede actuar como si llevara décadas en el sector. Y lo mejor de todo es que las aseguradoras pueden desarrollar aplicaciones 10 veces más rápido de lo que podrían hacerlo con un enfoque de desarrollo tradicional.

Mientras que en el pasado la creación de una aplicación para automatizar la ingesta de datos durante la primera notificación de siniestro (FNOL) podía llevar más de 12 meses; ahora se puede desarrollar la misma aplicación (o una mejor) en apenas unas semanas. Este nivel de velocidad y agilidad es una revolución para las aseguradoras, que históricamente se han quedado atascadas en ciclos de iniciativas de transformación digital de varios años y varios millones de dólares que no cumplen los objetivos y consumen importantes recursos de TI. 

Además de una agilidad sin precedentes, las plataformas adecuadas permiten a las aseguradoras ampliar y unificar sus sistemas heredados y centrales existentes sin tener que someterse a una modernización masiva del núcleo o a iniciativas de tener que eliminar y reemplazar sus sistemas actuales. También pueden conectarse fácilmente a las últimas fuentes de datos avanzados (por ejemplo, IoT, telemática, insuretchs, etc.) a través de API e integraciones abiertas.

Pero, ¿cuál es la diferencia entre low-code y no-code? ¿Y cuál es el más adecuado para su organización?


Low-code vs. no-code. 

A la hora de la verdad, en realidad no existe el "no-code". Como dice Gartner en una nota de investigación reciente, "el 'no-code' es un término de marketing, que implica que la herramienta es para desarrolladores no profesionales. Siempre hay código y software funcionando en alguna parte, solo que oculto".

Así, aunque ambos métodos ofrecen mejoras con respecto a la codificación tradicional, según Gartner, las mayores diferencias son los grupos de usuarios a los que se dirigen.

Cuál es la diferencia entre el no-code y el low-code según Gartner

Las herramientas "no-code" o sin código suelen estar dirigidas a los desarrolladores amateurs o a los no desarrolladores, no a informáticos o a desarrolladores expertos. La palabra de moda "no-code" hace que estas herramientas parezcan más accesibles para los no desarrolladores. Como estas herramientas tratan de evitar que los usuarios tengan que escribir código, las opciones de personalización son limitadas. Pero no-code no siempre significa que no haya código. Si alguna vez quiere personalizar su aplicación o se enfrenta a flujos de trabajo y procesos complejos (y normalmente es así en el sector de los seguros), es probable que tenga que añadir código en alguna parte, lo que requerirá recursos de TI.

Por su parte, el low-code se comercializa normalmente para desarrolladores profesionales, pero tampoco requiere conocimientos de codificación. Un desarrollador junior puede ser muy productivo con una plataforma de desarrollo low-code. Además, el low-code no siempre requiere codificación. Con muchas plataformas low-code, es posible crear una aplicación o automatizar procesos empresariales e integrar datos sin necesidad de codificar.


Cómo elegir la tecnología adecuada para su empresa.

A la hora de buscar soluciones low-code y no-code, Gartner da un sabio consejo: "No haga caso de la propaganda y las promesas de los proveedores y céntrese en la arquitectura de la plataforma subyacente y en los enfoques tecnológicos de las herramientas para encontrar las más adecuadas, independientemente de que se llamen a sí mismas low-code, no-code o ambos".

Las empresas de seguros deben buscar una plataforma que automatice sus complejos flujos de trabajo empresariales, que se integre con los sistemas heredados existentes y con las fuentes de datos avanzadas de terceros (por ejemplo IoT/dispositivos ponibles, telemática, insurtechs, etc.). Una gran plataforma tendrá la capacidad de coordinar y escalar en toda la empresa para hacer frente rápidamente a los desafíos futuros, de modo que las aseguradoras puedan obtener una ventaja competitiva ahora y en el futuro.

Para profundizar en el debate sobre el low-code y el no-code, consulte el documento completo de Gartner, Respuesta rápida: ¿Cuál es la diferencia entre las herramientas de desarrollo no-code y low-code?