5G Meets Low-code​​: La espina dorsal de la innovación para el mundo post-COVID, parte 1

Roland Alston, Product Marketing Manager
June 3, 2021

En el espíritu del emblemático poeta Carl Sandburg:

El móvil 5G, creador de tendencias para el mundo post-COVID,

         Rápido, potente, revolucionario,

             Red de "hombros grandes";

                 Multiplicador de la innovación para las empresas y la industria,

                   La columna vertebral de la década del cambio:

Nos dicen que el 5G es el futuro, hacia donde se dirigen las empresas y los consumidores. Pero la feroz batalla por los primeros adoptantes de esta tecnología ya está en marcha según Peter Linder, un destacado evangelista del 5G y responsable de marketing del 5G para Ericsson en Norteamérica.

(Nota: 5G es la abreviatura de red celular de quinta generación).

"Los primeros adoptantes se están subiendo al carro ya", dice Linder. "Unos 54 millones de estadounidenses comprarán un teléfono 5G de aquí a finales de 2021. No estamos hablando de que 'primero se construye la red y luego ya vendrán'. Ya han venido y ya han comprado los dispositivos", destaca Linder.

Se espera que el número mundial de suscripciones al 5G supere los 600 millones a finales de 2021 y los 3300 millones a finales de 2026, según Ericsson. Sin embargo, la complejidad de desplegar y ampliar la infraestructura 5G —por no hablar de mantenerse conectados digitalmente durante la pandemia— exige una mayor y mejor automatización de los procesos. Por ello, los principales operadores de redes, como TELUS y T-Mobile, han dado prioridad a la automatización low-code como herramienta esencial para triunfar en el mundo del 5G.

Para poner las cosas en perspectiva, la carrera por el 5G es ya mayor que la carrera por llegar a la luna que puso en el mapa el programa espacial estadounidense. Las tres principales empresas de telefonía móvil de Estados Unidos gastaron, según los informes, la cifra récord de 81.200 millones de dólares en una reciente subasta de espectro inalámbrico, lo que podría cambiar drásticamente el sector de las telecomunicaciones en los próximos años. En comparación, el Congreso gastó 25.400 millones de dólares en el programa Apolo, de unos 145.000 millones, según The Hill.

También cabe mencionar que la revolución del 5G llega en un momento en el que las inversiones en infraestructura en la conectividad empresarial tradicional se están estancando, según un estudio de Ericsson y Arthur D. Little, que prevé que los ingresos de la conectividad básica crecerán solo un 0,75 % anual hasta 2030. El mismo estudio revela que los servicios digitales de valor añadido experimentarán un crecimiento de dos dígitos durante la próxima década, lo que representa una oportunidad de ingresos de la friolera de 700.000 millones de dólares.

Se espera que el número mundial de suscripciones al 5G supere los 600 millones a finales de 2021 y los 3300 millones a finales de 2026, según Ericsson. Sin embargo, la complejidad de desplegar y ampliar la infraestructura 5G —por no hablar de mantenerse conectados digitalmente durante la pandemia— exige una mayor y mejor automatización de los procesos. Por ello, los principales operadores de redes, como TELUS y T-Mobile, han dado prioridad a la automatización low-code como herramienta esencial para triunfar en el mundo del 5G. 

"El 5G es un multiplicador de la innovación. Acelerará el desarrollo de productos y servicios innovadores y permitirá nuevas oportunidades de ingresos en todos los sectores".

-Michael Heffner, vicepresidente de Soluciones y Comercialización de la Industria, Appian

Hablando de oportunidades, se espera que los proveedores de servicios inalámbricos de EE. UU. inviertan 275.000 millones de dólares para construir redes 5G en todo el país, estimándose que el 5G inyectará la asombrosa cantidad de 12 billones de dólares en la economía mundial de aquí a 2035, creando 22 millones de nuevos puestos de trabajo solo en Estados Unidos. Todo ello hace que la siguiente remezcla del panel de clientes de telecomunicaciones de Appian World 2021 sea mucho más relevante.

Los comentarios de los expertos se han centrado en casos reales y en una visión pragmática del próximo despliegue de una nueva generación de tecnología móvil 5G de alta velocidad. Entre los panelistas se encontraban Wayne Floyd, director de Producto y Tecnología de T-Mobile, y Michael D'Itri, analista de sistemas sénior de TELUS. Floyd explicó cómo T-Mobile se adaptó rápidamente a la crisis de la COVID-19 permitiendo que sus agentes de atención al cliente trabajaran a distancia en lugar de en centros de llamadas, una decisión de gran relevancia para un gran operador de telefonía móvil con más de 100 millones de abonados.

"Así que, ante todo, hemos tenido que cambiar nuestra forma de hacer negocios porque nuestro principal objetivo es el trato a nuestros clientes", explica Floyd.

"Nuestras operaciones de atención tuvieron que reformularse por completo, pasando de un modelo de centro de atención a personas que trabajan a distancia en un entorno de atención. Y así, hicimos cambios significativos en nuestras redes corporativas internas, así como en garantizar que nuestros empleados de atención pudieran trabajar desde casa".

Según Floyd, T-Mobile cambió los procesos de negocio subyacentes, desde las operaciones de retail hasta la entrega de productos a los consumidores. La empresa también amplió su oferta de productos de trabajo desde cualquier lugar basándose en lo que aprendió al mejorar su propia capacidad interna de trabajo a distancia durante la pandemia.

"Una cosa que la pandemia ha puesto de relieve más que nunca", explica D'Itri de TELUS, "es la importancia de tener acceso a los servicios de telecomunicaciones. Ya no es solo algo agradable de tener. Toda nuestra sociedad depende de Internet desde casa y en sus desplazamientos. Al principio de la pandemia, nos enfrentamos a dos grandes obstáculos. En primer lugar, teníamos que garantizar la fiabilidad y estabilidad de la red para los servicios de emergencia, como los hospitales la policía, y el resto. En segundo lugar, tuvimos que gestionar el traslado de los servicios del centro de la ciudad a las zonas residenciales".

Según D'Itri, el hecho de que TELUS ya tuviera una sólida cultura de trabajo desde casa facilitó la transición al trabajo a distancia. También habló de la necesidad de mantenerse centrados, en medio de toda la incertidumbre de la pandemia, en aprovechar la tecnología para apoyar a la sociedad. Por ejemplo, más allá de los servicios de emergencia, la red de TELUS ayudó a mantener la conexión humana a través del vídeo, el chat y otras conexiones que también ayudaron a la gente a hacer frente al confinamiento. D'Itri esperaba que TELUS congelara sus planes de 5G debido a la volatilidad que rodea a la COVID-19. En cambio, la empresa aceleró su enfoque hacia el 5G.

Como ocurre con cualquier tendencia emergente, hay muchos conceptos erróneos sobre la conectividad 5G, y D'Itri nos los ha recordado.

 "Muchos consumidores piensan que el 5G es solo una red más rápida. Pero es más que eso. No se trata solo de velocidad y baja latencia. Y no es solo otra red móvil.

"Básicamente estamos creando la infraestructura troncal para ayudar a las industrias a innovar en áreas como los coches autónomos, la realidad aumentada y el Internet de las cosas". Y eso es solo la punta del iceberg".

"Pero la gran pregunta es: ¿qué significa todo esto para el sector de las telecomunicaciones?

"Desde el punto de vista tecnológico", apunta D'Itri, "vamos a aprovechar las frecuencias de gran ancho de banda que, en última instancia, nos permitirán estar más cerca del cliente. En la práctica, el 5G significa que el sector de las telecomunicaciones tiene que crear muchos más emplazamientos celulares. (Lo que se llama densificación). Por lo tanto, estamos utilizando la plataforma de automatización low-code de Appian para impulsar nuestro pensamiento empresarial en torno a la alineación de procesos. Una vez hecho esto, se puede empezar a pensar en la integración de sistemas y aplicaciones, y en aprovechar la automatización para cambiar el enfoque hacia el trabajo 'basado en la excepción'", añade D'Itri.

Esto significa que TELUS no automatizó todas las tareas de sus procesos empresariales. En su lugar, automatizó todo lo que no requería intervención humana. Sin embargo, según D'Itri, fue el gran volumen de trabajo que implica el despliegue de la 5G lo que llevó a TELUS a la plataforma de automatización low-code de Appian. Esto incluía el reto de hacer frente a un aumento de 10 veces el volumen de trabajo con el mismo número de personas o incluso menos. D'Itri explica que TELUS se decidió por Appian debido a sus capacidades de automatización, y porque la plataforma no era solo un producto nicho para un tipo específico de despliegue.

No se pierda el último episodio de: 5G Meets Low-code, comentarios de expertos sobre cómo los líderes de las telecomunicaciones 5G están aprovechando el low-code para allanar el camino de la innovación entre sectores. Para obtener más información sobre el recorrido de T-Mobile y Telus hacia el 5G, además de información adicional sobre cómo Appian está ayudando a la innovación en el sector de las telecomunicaciones, visite nuestro centro de recursos .