AutoMatrix: el ascenso de los rebeldes del low-code

Roland Alston, Product Marketing Manager
March 4, 2020

FLASH ADELANTE FUTURO.

VISTA INTERIOR. VESTÕBULO DEL S”TANO. LA C¡MARA SE DESPLAZA HACIA:

Puerta abriÈndose lentamente a una oficina poco iluminada.

Se ve un ordenador sobre un escritorio. Unsolitario cursor parpadea como un latido en mitad de la pantalla. De repente, la pantalla fluye con columnas de cifras verdes como una m·quina tragaperras. En la esquina superior de la pantalla aparece un n˙mero de cuatro d"gitos fijos. Es la fecha: 2322. A continuaciÛn, filas de texto verde aparecen desplaz·ndose lentamente desde la parte inferior de la pantalla:

"Mucho antes del dominio del malvado imperio AutoMatrix, las m·quinas y los algoritmoscreaban millones de empleos y sumaban billones de dÛlares a la econom"a global. Pero en los albores del siglo XXIV, las cosas se empezaron a torcer. La humanidad estaba dominada por un sistema global de m·quinas superinteligentes denominado la AutoMatrix. Las m·quinas controlaban m·s aspectos de la vida humana de los que nadie hab"a podido imaginar nunca. Pero un movimiento marginal, conocido como el Low-Code Underground, segu"a una antigua profec"a: desde una c·mara secreta, una valiente tribu de guerreros del low-code vendr"a a desafiar la tiran"a de la siniestra AutoMatrix.

LA PUERTA SE CIERRA.

DISOLUCI”N Y NUEVA ESCENA.

DESPLAZAMIENTO DE C¡MARA HACIA:

Tr"o de rebeldes del low-code reuniÈndose en secreto. Vemos a Theo, un apacible desarrollador de software durante el d"a y un legendario hacker del low-code por la noche. Lleva gafas oscuras y una gabardina negra de cuero. De pie a su lado est· Kool Monk, tambiÈn con gafas negras y una chaqueta negra cyberpunk, seguido por la fiera guerrera Vogue, vestida de l·tex negro. Los rebeldes han descubierto un error fatal en la AutoMatrix. Temiendo la derrota, los guardianes de la AutoMatrix est·n construyendo un nuevo algoritmo cu·ntico para aplastar a los rebeldes del low-code de una vez por todas.

Pero el malvado sistema est· viviendo un tiempo prestado.

FUNDIDO EN NEGRO.

VISTA INTERIOR:

Vest"bulo de AutoMatrix, Inc.Se est· realizando un tour por el futurista edificio. Una gu"a conduce a un grupo de turistas por el vest"bulo.

GUÕA DEL TOUR

´Les damos la bienvenida al cuartel general mundial de la AutoMatrix. Mi nombre es Nia y soy Directora de la Verdad de la AutoMatrix. Hoy serÈ su gu"a en este tour. La AutoMatrix se creÛ en 2220, despuÈs de que la explosiÛn de la computaciÛn cu·ntica crease un mundo sin trabajoª.

El grupo sigue avanzando por el vest"bulo.

NIA:

´Los rebeldes creen que la AutoMatrix les ha quitado su libertad para innovar. Pero eso es falso. Con el poder de la computaciÛn cu·ntica, la AutoMatrix ha creado un sistema global de m·quinas y algoritmos que ha tra"do m·s progreso en el siglo XXIV que en cualquier otro per"odo de la historia de la humanidad. Lo cierto es que hemos experimentado mayores avances en la velocidad, inteligencia y eficiencia de trabajo de las m·quinas de los que nunca nadie imaginÛ. Y luego est·n los algoritmos que han desplazado a los trabajos de "zombi" que no requer"an creatividad ni imaginaciÛn en absoluto. øY quÈ m·s hace la AutoMatrix?"

Un turista responde a la pregunta.

TURISTA 1

"Nos protege."

NIA

"En efecto. La AutoMatrix nos protege de los rebeldes que quieren destruir nuestro progreso".

TURISTA 2

"øAlguna vez se equivoca la AutoMatrix?"

NIA

"Nunca. La AutoMatrix es infalible".

Nia se acerca a un ascensor, y el grupo la sigue.

NIA

"Por favor, s"ganme".

CORTE BRUSCO A:

PANTALLA DE ORDENADOR. SALA DE CHAT EN INTERNET - NOCHE

Una conversaciÛn est· en marcha.

REBELDE 1:

"Los guardianes de la AutoMatrix quieren que nos dobleguemos ante las m·quinas que convierten a los humanos en obsoletos".

REBELDE 2:

"Pero el Movimiento nos liberar· de las m·quinas".

REBELDE 3:

"Ya he o"do esa historia antes".

REBELDE 2:

"Es cierto. Est· en la profec"a: el Movimiento crear· un mundo en el que los humanos colaborar·n con las m·quinas, y donde se valorar·n la empat"a y la confianza humanas".

REBELDE 3:

"Te lo est·s tragando todo, hermano. Eso no son m·s que palabras, un mito".

REBELDE 1:

"No, hermano, el Movimiento sabe cosas que t˙ no sabes. La AutoMatrix no es invencible, hermano. °Se va a hundir!"

REBELDE 2:

"En serio, hermano. Nuestros lowcoders est·n creando aplicaciones anti-AutoMatrix a hipervelocidad, 20 veces m·s r·pido que nunca antes... Espera, estoy recibiendo una alerta. Algo est· a punto de suceder. Tengo que irme".

REBELDE 3:

"Muy bien. Nos vemos en el otro lado".

TRANSICI”N A:

VISTA INTERIOR. VESTÕBULO DEL S”TANO.

Se abre una puerta al final del vest"bulo. Plano corto de rebeldes de low-code. Est·n conectados a una sala de chat secreta en donde se re˙nen los low-coders. Theo est· sentado en una silla, con un arnÈs. Alarga la mano para coger los auriculares telep·ticos que hay junto al ordenador que est· frente a Èl y se los pone. Vogue se sienta a su lado. En la otra silla, Kool Monk. Utilizando los auriculares, Theo manipula a la velocidad del rayo los iconos en la pantalla del ordenador, crea una aplicaciÛn y entra en la AutoMatrix. Descarga el cÛdigo del juicio final que el Movimiento necesita para derrotar al malvado sistema. El cÛdigo pasa como una exhalaciÛn por su cerebro. Theo se revuelve en la silla mientras la adrenalina le recorre el cuerpo. Se quita los auriculares. Su ojos se abren de golpe. Mira hacia el reloj digital de la pared. Las dos y veinte de la maÒana. Faltan veinte minutos. Gira la silla y se pone de pie.

VOGUE:

"Y ahora øquÈ?"

THEO:

"Tenemos una nueva misiÛn del Low-Code Underground".

KOOL MONK:

"Parece que tenemos mucho que hacer".

VOGUE:

"Es hora de acabar con esta pesadilla de la AutoMatrix".

THEO:

"SÈ lo que debe hacerse".

Vogue sonr"e. TambiÈn Kool Monk.

THEO:

"Vamos a hacerlo".

Vogue y Kool Monk siguen a Theo y salen de la habitaciÛn.

LA PUERTA SE CIERRA.

FUNDIDO EN NEGRO:

TEXTO ASCENDENTE aparece en pantalla.

"Nadie habr"a pensado, a principios del siglo XXI, que nuestro mundo estaba siendo vigilado por una red secreta de m·quinas superinteligentes, como bacterias en un microscopio. Mientras los seres humanos segu"an con sus tareas rutinarias, las siniestras m·quinas observaban, esperaban y hac"an planes contra ellos. Pero, desde el momento en que las m·quinas asumieron el control, estaban condenadas por un movimiento de rebeldes digitales que cre"an que las m·quinas deb"an servir a los humanos, no gobernarlos".

FUNDIDO A NEGRO.

FIN.