¿Están preparados los fabricantes para la transformación digital?

Appian Contributor
November 21, 2017

El sector de la fabricación es un referente de la innovación. Los modelos operativos inteligentes tuvieron sus inicios en el sector de la fabricación de automóviles. Algunos de los casos de uso más destacados de Internet of Things se están registrando en las cadenas de suministro y las líneas de producción. Ahora, la necesidad de una transformación digital en el sector de la fabricación se está agudizando, y las empresas de todo el mundo pueden aprender de lo que están haciendo las empresas industriales.

¿En qué punto de la transformación se encuentran los fabricantes?

En términos generales, los fabricantes suelen sentirse atraídos por la idea de la digitalización y abogan por la transformación. Según un estudio realizado por McKinsey en el que participaron fabricantes de Estados Unidos, China, Japón y Alemania, si bien Japón destaca por su perspectiva algo pesimista de la transformación digital, el 60 por ciento de los encuestados de las otras tres naciones son optimistas en cuanto a la tendencia inminente de la digitalización en el sector y el valor que aporta. En este punto, los procesos de negocio orientados a la digitalización se centran en proyectos piloto e iniciativas similares en desarrollo.

En este marco, McKinsey preguntó a las empresas qué casos de uso les resultaban relevantes. Los encuestados que consideraban importantes ciertos casos de uso ya habían comenzado discusiones estratégicas, habían iniciado proyectos piloto o habían lanzado programas. Las principales áreas de interés incluyen:

  • La gestión de calidad de los datos digitales, en la que participa el 79 por ciento de los fabricantes.
  • La gestión del rendimiento digital, en la que trabaja el 78 por ciento de los encuestados.
  • La optimización de la cadena de suministro en tiempo real, que el 63 por ciento considera relevante.

Esto es solo un ejemplo de los tipos de proyectos que los fabricantes están probando. Sin embargo, McKinsey descubrió que, en general, las empresas se centran en tres principios clave para adaptarse a la transformación digital. Primero, identificar problemas y diseñar planes digitales. Después, implementar datos y tecnología y desarrollar estas soluciones hasta que tengan un impacto significativo en la empresa. Por último, integrar todas estas estrategias y ayudar a las empresas a transformar sus operaciones con funciones digitales.

Este último paso representa un punto de inflexión importante para las empresas, y los fabricantes deben actuar rápidamente para adaptar sus sistemas y su cultura de trabajo si realmente quieren obtener resultados de sus esfuerzos de digitalización.

"Los fabricantes deben actuar rápidamente para adaptar sus sistemas y su cultura de trabajo si realmente quieren obtener resultados de sus esfuerzos de digitalización".

Un estudio de IDC que investiga qué están haciendo las empresas para implementar las nuevas tecnologías ha revelado que aún existen obstáculos importantes que impiden que las empresas obtengan resultados. Para 2018, IDC calcula que tan solo el 30 por ciento de los fabricantes que invierten en la transformación digital habrán maximizado el resultado. El problema es que, en el caso de muchas empresas, la innovación se ve limitada por modelos comerciales obsoletos y restricciones tecnológicas.

El estudio de IDC describe un sector de fabricación donde los sistemas se coordinan desde los puntos de entrada a la cadena de suministro, a través de la producción y hasta la puerta del cliente. La tecnología hace que esto sea posible al combinar datos de distintas áreas de negocio para que las empresas puedan adaptar y optimizar sus procesos en tiempo real. Esto no solo incluye cambiar los planes de producción sobre la marcha, sino también ofrecer mayor grado de personalización y mayor calidad del servicio para mejorar la experiencia del cliente.

Según el estudio de IDC, en 2018, el 60 por ciento de los grandes fabricantes habrán desarrollado sistemas que les permitirán usar productos y servicios basados en información junto con inteligencia integrada para generar nuevos ingresos. La información basada en datos aumentará notablemente los ingresos.

Para 2020, el 60 por ciento de los empleados de los fabricantes de G2000 trabajará codo con codo con robots, sistemas de inteligencia artificial, impresoras 3D y sistemas de realidad aumentada, según IDC. En última instancia, el 50 por ciento de las empresas creará valor a través de la integración total de los sistemas empresariales, incluida la cadena de suministro, la gestión del ciclo de vida de sus productos y servicios, y las operaciones de planta.

Esta visión de una integración operativa completa depende de la transformación digital, y dado que la mitad de los fabricantes están listos para lograr ese objetivo para finales de 2020, las empresas deben comenzar a actuar ahora o arriesgarse a quedarse atrás.

Uso de plataformas de desarrollo low-code basadas en procesos para mantenerse al día con la transformación digital

Transformar las operaciones de fabricación para que integren tecnologías digitales requiere mucho más que alejarse de los procesos en papel y mejorar la eficiencia de TI. Las empresas deben desarrollar estrategias para intercambiar datos sin problemas entre diferentes sistemas, bases de usuarios y ubicaciones para permitir que los trabajadores, tanto humanos como robots, puedan trabajar de la manera más inteligente posible.

Los datos son la base de casi todos los procesos en la fabricación digital. ¿Desea optimizar la gestión del inventario para minimizar la pérdida de activos? Integre los datos de planificación de recursos empresariales, la información del inventario y las actualizaciones de los procesos de producción en un solo ecosistema que puede notificar a las partes interesadas cuando dichos procesos deben iniciarse, y aproveche la automatización robótica de procesos para iniciar tareas repetibles sin intervención humana. ¿Desea dar a los responsables de la toma de decisiones financieras más información sobre la relación entre los procesos de la cadena de suministro y las experiencias de los clientes?

"Los datos son la base de casi todos los procesos en la fabricación digital".

Las aplicaciones que conectan áreas de negocios pueden proporcionar la integración de datos necesaria para hacer un seguimiento de los procesos y de sus implicaciones financieras prácticamente en tiempo real.

Appian ha sido nombrado líder en el desarrollo de aplicaciones low-code.

Las plataformas de desarrollo low-code pueden ser el motor central de la transformación digital. Estas plataformas, que están alojadas en la nube y presentan una combinación de sistemas de desarrollo y de gestión de procesos de negocio (BPM), se pueden integrar en una amplia variedad de sistemas empresariales. Como resultado, los fabricantes pueden crear aplicaciones que reúnen información de diferentes áreas de la empresa para implementar de manera rápida y fácil nuevos procesos basados en los cambios.

 

Por ejemplo, si para iniciar un ciclo de producción personalizado se espera la entrega de un nuevo envío, no tiene que preocuparse por un error administrativo o un problema similar que pueda causar demoras o interrupciones. Todos los datos relacionados con los procesos del proyecto pueden activar alertas, notificaciones y procesos automatizados dentro de la plataforma para que los usuarios puedan centrarse en las tareas más importantes. Tras escanear los envíos en el momento de la entrega, una aplicación puede notificar automáticamente a los responsables de producción de que los recursos están disponibles. Antes de esto, los datos de envío y las actualizaciones se pueden usar para determinar con precisión cuándo estarán listos los productos, lo que permite a los responsables planificar mejor el ciclo de producción.

Estos tipos de procesos digitales crean un marco para llevar a cabo operaciones de producción rápidas, inteligentes y coordinadas. Toman archivos y bases de datos digitales y los convierten en recursos estratégicos que permiten a las empresas transformar sus operaciones y diferenciarse de la competencia. Todo esto es posible con plataformas de low-code que facilitan el desarrollo rápido de aplicaciones y la integración sencilla de datos, lo que permite a los fabricantes desarrollar los procesos de negocio y la base tecnológica que necesitan para comenzar a generar valor a partir de las inversiones digitales.